martes, 5 de junio de 2007

Creencias y costumbres en el Islam

Aunque Muhammad no lo hizo personalmente, sus seguidores fueron durante toda su vida recopilando las frases y sentencias por él pronunciadas cuando estaba en comunicación con Alá. De esta recopilación, ordenada y publicada por él mismo, salió el Corán, el libro sagrado de los musulmanes. La religión musulmana se apoya en cinco pilares fundamentales: La profesión de Fé: No hay más dios que Alá y Muhammad es su profeta. La oración: celebrada en comunidad, cinco veces al día en dirección a La Meca La limosna: Recaudada como un impuesto por el gobierno para que éste lo use en beneficio del Islam. El ayuno: Durante el mes de Ramadán no se debe ingerir nada durante el día. La peregrinación a La Meca: Al menos una vez en la vida. Aparte de estos "pilares del Islam", existen una serie de normas que regulan la vida de los musulmanes. El gobierno es teocrático, todas las leyes están supeditadas al Corán, que hace las veces de constitución. Está prohibido el alcohol y la carne de cerdo. Hombres y mujeres son iguales, pero al tener los hombres más responsabilidades, ya que tienen que mantener la casa, también tienen más derechos, un hijo, por ejemplo hereda el doble que una hija. Un hombre tiene derecho a tener hasta cuatro esposas, pero siempre con el consentimiento de las anteriores. Si una esposa le niega ese consentimiento, el marido puede repudiarla. El hombre es débil en la carne y para evitar el pecado de la lujuria las mujeres deben vestir de forma que no inciten en el hombre pensamientos pecaminosos. Si una mujer no atiende debidamente sus deberes, el marido tiene derecho a reprenderla y, si ésto no surte efecto, a castigarla físicamente, pero sin usar una fuerza excesiva. Los delitos son juzgados según la ley del Talión, ojo por ojo, diente por diente.

El musulmán intentará siempre que pueda ejercer la Jihad, mal traducida en occidente como "guerra santa". En realidad significa "afán de reformar la Tierra", y para ello el musulmán intentará influir en la política de los países extranjeros para que las leyes se asemejen al ideal islámico. Por último hay que indicar que el Corán recomienda ser tolerantes con otras religiones monoteístas y no tener prejuicios raciales, cosa que ha influido muy positivamente para ser aceptada por pueblos oprimidos por causa de su raza como los negros americanos.